8 DE MARZO.

Realmente no sé que hay que celebrar en un día como hoy. No quiero tener un día, quiero que todos los días sean míos, pienso que no he de pedir permiso para vivir, para estar aquí, para ocupar mi espacio.
Mi espacio en el mundo es mío y solo mío, y sólo cuando no me lo creo…viene alguien y lo ocupa, pues así
Estos días están llenos de actos que celebran el día Internacional de la mujer trabajadora y escucho frases como tenemos que seguir luchando por la liberación de la mujer, pues mira no voy a seguir luchando, no quiero luchar, quiero IGUALDAD y si se ha de luchar es que no es igualdad.
No tengo que arrebatar a nadie algo que es mío. Si seguimos hablando de lucha,utilizamos el lenguaje de la guerra, fomentamos la desigualdad, utilizamos las mismas herramientas que los opresores contra los oprimidos, que el verdugo sobre la víctima, y así nunca llegaremos a una sociedad igualitaria, con valores de humanidad, cooperativos, donde nadie se sienta ni superior, ni inferior.
Así pues, hoy 8 de marzo, aprovecho para reflexionar sobre el mundo que queremos, y decir que para ello, tenemos que creer que es posible y vivir cada día para conseguir la sociedad que queremos, sin guerra, sin lucha; con participación, con igualdad.
Y ese mundo no es solo de las mujeres es de todos y para todos, hombres y mujeres, por eso quiero celebrar este día como el principio del encuentro entre lo masculino y lo femenino trabajando para la UNIDAD.  Rosa Bodí  8/3/2015

2018-03-13T16:10:38+00:00

Deje su comentario